lunes, 9 de julio de 2012

Miss Murderer (texto protegido por Save Creative)

Hola de nuevo. Lo sé, mis descansos con respecto al blog son más largos de lo que deberían, pero los estudios requieren mucho tiempo y tuve un mal año tanto en el ámbito académico como en cuestiones algo más personales. Como "disculpa" os traigo un adelanto de mi próximo relato. Será una historia larga, este solo es el comienzo aún pendiente por retocar probablemente (lo releí mil veces, pero nunca es suficiente cuando se trata de encontrar la perfección). Como siempre, estoy abierta a nuevas ideas, críticas CONSTRUCTIVAS, comentarios, etc. Espero llevar esto más al día, escribir más a menudo y tomarme descansos bloggeros más breves. Un saludo, pasad un buen verano y espero que os guste.
........................................
Miss Murderer
Tal vez nadie lea esta carta, puede que se pierda en el olvido como lo harán mis recuerdos con el paso del tiempo, los cuales aquí escribo con la esperanza de que en un futuro llegue a manos de algún curioso que, por error o acierto, dé con ella. Contaré todos y cada uno de los hechos que ocurrieron durante mi estancia en una pequeña villa de Inglaterra. Que el señor nos coja confesados…
- El Guardián de las Almas Errantes -

¿Cómo iba yo a imaginar lo que me aguardaba en un pueblo tan tranquilo como era Lost Valley? Pues en el seminario no te enseñan a afrontar problemas como el que se me presentaba en aquella época. Llegaba yo a la civilización con sorprendente seguridad, novato pero sin miedo alguno, dispuesto a comenzar mi primer día como sacerdote en la iglesia de Saint Bernard. Se trataba de un edificio gótico. Así, pues, su punto más alto parecía tocar el cielo.

A menudo permanecía gustoso meditando hasta tarde frente a la figura de roble que representaba al hijo de Dios. La observaba horas y horas, admirando cada detalle, cada surco y desperfecto en la madera ocasionado por el tiempo inexorable; gozando de la compañía de mil serafines que, en la oscuridad, me arropaban guiados por la tenue luz que desprendían los candiles de la parroquia.

7 comentarios:

  1. Me gusta el arranque y la atmósfera, evocadora y romántica. A ver qué tal sigue :)

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Rober =) A ver cuando me paso a leer tus últimos relatos. Hace tiempo que dejé de leer por la mala organización entre estudios y demás, ahora que tengo algo más de tiempo me pasaré más a menudo. Un saludo =)

    ResponderEliminar
  3. Como a Rober,me gusta el comienzo Conseguiste toda mi atención desde el principio Seguiré leyendo lo siguiente a ver que tal
    Un besazo para todos

    ResponderEliminar
  4. solo puedo decir que si fuese un libro lo compraria, animo princesita,vales mucho y esto es la punta del icebert

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias. Mi intención era hacer una novela corta de ésto, pero ni tengo tiempo (ahora mismo vivo para estudiar prácticamente) ni se me da bien escribir relatos extensos, y mucho menos lo suficiente como para llegar a ser libro. Aun así es un proyecto que retomaré más adelante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Seguiré diciendotelo mil y una veces, me encanta, sobre todo las narraciones! No seas tan negativa, como bien dice una buena profesora nuestra, y sigue tu instinto como dice otro querido profesor, ya verás como sí que llegas a publicar algún libro! Escribes muy bien, y todo el mundo te lo dice, va siendo hora de que te vayas dando cuenta y no lo niegues! Un beso garri

    ResponderEliminar